Visualizando la discapacidad: Caravana en silla de ruedas a través de Bolivia

Caravana de integración sillas de ruedas del 2011

Guía pedagógica

Este recurso educativo, también disponible en inglés, involucra a los estudiantes en cursos de antropología cultural de pregrado y posgrado para pensar críticamente sobre una amplia gama de temas como la discapacidad, la medicina, el cuerpo, los sentidos, la ciudadanía y América Latina utilizando fuentes primarias. Usando una narrativa original, videos y preguntas que hacen reflexionar, los estudiantes aprenderán y analizarán la “Caravana de integración en silla de ruedas”, una movilización masiva de bolivianos con discapacidad que se llevó a cabo en Bolivia en el año 2011. Primeramente, los estudiantes leen la narrativa, “Caravana de silla de ruedas en Bolivia”, en la que Mariaca detalla el profundo papel que jugó el apoyo colectivo cuando los activistas se esforzaron por realizar tareas complementarias y no jerárquicas que hicieron posible su arduo viaje a través de Bolivia. Luego, los estudiantes ven dos videos de dos minutos producidos por los medios que muestran un importante momento en la jornada de la Caravana que culminó en una plaza pública en Santa Cruz, donde los activistas expusieron sus cuerpos para ganar visibilidad para exigir y captar la atención sobre el sacrificio de la lucha por la igualdad de derechos que estaba invisible y a menudo no dan la importancia necesaria. El primer video de los medios, “Caravana entrevista activista”, creado por ATB Digital, proporciona comentarios de un periodista y una entrevista con una activista. En el segundo video de Viva, “Caravana entrevista pública”, las imágenes y las entrevistas muestran las reacciones del público. Finalmente, los estudiantes pueden escribir o discutir activamente sus respuestas a las preguntas proporcionadas por este recurso. En suma, esta actividad multimodal ofrece a los estudiantes una oportunidad única para analizar críticamente estas fuentes primarias a medida que los estudiantes exploran comparativamente cómo los activistas, los medios de comunicación y el público interpretan de manera diferente el significado de la Caravana de integración en silla de ruedas.

Caravana de silla de ruedas en Bolivia de Carlos Mariaca Álvarez

Por 100 días, desde el 15 de noviembre del 2011 al 26 de febrero del 2012, las Personas con Discapacidad (Pcd) en Bolivia realizaron una histórica movilización en silla de ruedas, recorrieron 1520 km. a través de 5 Departamentos de Bolivia, desde el Departamento del Tridad, Bení  hasta La Paz, ciudad sede de gobierno. “La Caravana de integración en silla de ruedas” liderizada por los dirigentes de la Confederación Boliviana de la Persona con Discapacidad (COBOPDI) junto a los dirigentes de las Federaciones departamentales (FEDEPDIS), tenían el objetivo de reivindicar los derechos de las Pcd, proponiendo el Proyecto de Ley “Trato preferente para las Pcd” que mejore la calidad de vida de este sector social y les otorgue un bono anual de 3600 bs.  Además se exigía la creación de albergues integrales comunitarios, para quienes no tienen familias y vagan huérfanos por la vida en condiciones de extrema pobreza.

La Caravana de la integración iba por la carretera, exponiéndose a las condiciones climáticas y a los peligros del tránsito vehicular, contando sólo con el apoyo de la ciudadanía Boliviana. Los acompañaban algunos de sus familiares y otros, que junto a sus hijos se sumaron voluntaria y solidariamente, para empujar las sillas de ruedas, preparar la comida, lavar la ropa y ayudarlos en la higiene personal. En un acuerdo mutuo con el Líder Carlos Mariaca Álvarez y los dirigentes, se tenía la responsabilidad de no hacerles faltar desayuno almuerzo y cena, proveerles de todas sus necesidades ya sea zapatos que se destrozaban en el camino y ropa que se recibía de donación. En dos movilidades se transportaba la cocina, utensilios, alimentos, víveres y algunos viejos colchones. La comida era preparada para todos, los niños tenían leche y  pañales que se compraban o eran la ayuda enviada de diferentes lugares del país.

La Caravana, al tener muy poca cobertura en los medios de comunicación y no ser atendidos por las autoridades del gobierno, se la denominó “La Marcha Invisible.” Para cambiar esta situación, al llegar a Santa Cruz una cuadra antes de ingresar a la plaza principal, las personas con discapacidad decidieron quitarse la ropa y bajarse de las sillas de ruedas al suelo. Ingresaron a la plaza el 24 de Septiembre arrastrándose por el suelo en un impactante y conmovedor esfuerzo por visibilizar su lucha. Quienes no podían movilizarse eran arrastrados por los voluntarios e incluso ayudo algún periodista y ciudadano de Santa Cruz . Esta impactante acción se hizo en homenaje a los hermanos y las hermanas con Discapacidad que al no tener condiciones adecuadas, se arrastran en sus casas, en las calles o donde viven, para salir de sus rincones, buscar comida o hacer sus necesidades biológicas. 

Era importante vizibilizar esta realidad y que la sociedad los vea como son y que vean que son esas las condiciones en que tienen que enfrentar la vida, por lo que exigen que haya en su país igualdad de derechos y oportunidades. Esta movilización no sólo fue sacrificada, sino muy emotiva porque expusieron realmente el dolor y la vida difícil y dura de aquellas personas con discapacidad, en una indefensión e indiferencia total del Estado y del actual gobierno Boliviano. La sociedad se conmovió, al igual que los medios de prensa y lloraron al verlos bajo esas condiciones y entendieron el mensaje, que los activistas los necesitaban para lograr sus objetivos. Los activistas expusieron su mensaje a los medios, que son seres humanos igual que todos, porque lloran, rien, aman, cantan y bailan e incluso sienten amor o rabia como cualquier persona que no tiene discapacidad. No son santos, ni angeles, ni demonios… Son seres humanos con una o múltiples discapacidades y que su lucha es por amor, amor a la vida, amor a su familia, amor a vivir aún a pesar de la adversidad y amor para no renunciar a la posibilidad de una mejor vida íntegra y digna en Bolivia.

Videos y transcripciones

Cobertura digital ATB de la Caravana de sillas de ruedas de integración de 2011 entrevista con la activista.
Viva Media Cobertura de la Caravana de sillas de ruedas de integración de 2011 entrevista con el público.

Preguntas para estudiantes

¿Cómo explicaron los activistas el significado de esta movilización? ¿Por qué dice Mariaca que era importante para los activistas lograr visibilidad?

¿Cómo usaron los activistas sus cuerpos para lograr visibilidad? ¿Por qué crees que usar sus cuerpos de esta manera funcionó?

¿Cómo movilizaron los activistas de la Caravana la acción colectiva en su viaje y en la plaza de Santa Cruz? ¿Por qué crees que querían hacer visible su acción colectiva?

Compare cómo los activistas, los medios de comunicación y el público interpretaron la movilización en Santa Cruz. Explica qué diferencias se destacan.

En Bolivia, las personas con discapacidades utilizan la terminología de la persona para enfrentar la deshumanización que experimentan en sus relaciones sociales cotidianas. ¿Cómo entendemos el impacto de la experiencia de este grupo con la deshumanización en la narrativa y los videos de Mariaca? ¿Por qué es importante para muchas personas con discapacidad combatir la deshumanización?

¿Cómo resaltan los miembros de la Caravana las limitaciones de la definición de discapacidad simplemente como un problema médico que requiere tratamiento? ¿Qué otras consideraciones sociales y culturales debemos hacer?

Notas sobre las traducciones

Al analizar estos recursos con los estudiantes, también es importante tener en cuenta que “persona discapacitada” es a menudo la terminología preferida en países occidentales como los Estados Unidos. Sin embargo, los bolivianos con discapacidad prefieren el término “persona con discapacidad” porque les permite desafiar mejor la deshumanización que experimentan habitualmente cuando la persona es primero. Estas diferencias matizadas resaltan la importancia de ser culturalmente sensibles a cómo se producen los diferentes significados de la discapacidad a través de las distintas relaciones sociopolíticas que las personas que viven en entornos locales tanto con la historia, la cultura y los modelos globales de discapacidad. Adicionalmente, en la narrativa de Mariaca lo vemos usar el término, “la movilización”, que se puede traducir aproximadamente a demonstration en inglés. Sin embargo, decidimos utilizar la traducción directa, mobilization, ya que subraya las afirmaciones de los activistas de la movilidad social, política y espacial en la Caravana.

Lecturas complementarias

Choquetarqui Merlo 2017; Lyda Perez, Fernandez Moreno y Sandra Katz 2013; Rodríguez Cely 2019; Rodríguez Lores 2012

Paternidad literaria

Este recurso fue creado en colaboración de Carlos Mariaca Álvarez y Megan Neal.

Carlos Mariaca Álvarez, quien ayudó a liderar la protesta de la Caravana, selecciono los videos y escribió la narrativa “Caravana en silla de ruedas en Bolivia”. Mariaca Álvarez, quien tiene una discapacidad física (Triplegia, 75%), se desempeñó como Líder Histórico Nacional de la Confederación Boliviana de Personas con Discapacidades (COBOPDI) de 2002 a 2012 además, fundó el Movimiento Social Inclusivo (MSI) y la Sociedad Emergente de Bolivia (SEMBOL). Marica también es profesor autodidacta y escritor de Filosofía Oriental y Psicología Esotérica.

Megan Neal, antropóloga y candidata al doctorado de la Universidad de California en Irvine que estudia la discapacidad en Bolivia, fue quien haciendo uso de preguntas de los estudiantes y transcripciones de videos escribió la guía pedagógica. Su investigación examina cómo los ciudadanos con discapacidades en La Paz, Bolivia, desafían la comprensión normativa del desarrollo, los sentidos y la participación política. También se desempeña como productora de contenido web para el sitio web de la revista Teaching and Learning Anthropology Journal.

Seriously, you can teach with these data (even if you’re not an archaeologist)!

Seriously, you can teach with these data (even if you’re not an archaeologist)!

By: Dr. Ian Straughn

Perhaps you are a cultural anthropologist who has been toying with the idea of how that other, grubby subfield – archaeology – could make a cameo appearance in your introductory course or even an upper level seminar on race, colonialism, or the body. Or, take another scenario in which you find yourself assigned to teach or TA an archaeology course when your colleague is on leave (curse you and your last-minute sabbatical), and want to shame them by adding something awesome and new to the syllabus. In both instances, and many others we might concoct that are not motivated by vengeance,I will demonstrate here the potential for utilizing the Digital Archaeological Archive of Comparative Slavery (DAACS — https://www.daacs.org/) as tool for teaching an array of topics and concepts to undergraduates through actual data sets. DAACS is a resource which bills itself as a “Web-based initiative designed to foster inter-site, comparative archaeological research on slavery…”with the intention of assisting students and scholars from “different disciplines use archaeological evidence to advance our historical understanding of the slave-based society that evolved in the Atlantic World during the colonial and ante-bellum periods.” Without getting into extensive detail about the history of this database and its structure, much of which is amply and carefully documented on the site, it accommodates educators’ varying comfort levels with archaeological data by offering a range of pathways for navigating and querying the materials from the more than 50 sites it covers. In what follows, I offer a few suggestions for how to incorporate this tool in teaching students to explore archaeological assemblages and incorporate material culture into their anthropological thinking.

The first exercise I want to share allows students to get a feeling for the database and its potential for doing comparative analysis. It has them establish a query of a particular artifact category across a set of sites, the parameters of which are theirs to determine. In this example they would open the query database tab, choose the option for “object query,” and navigate to Object Query 3: Select Artifact Attributes by Type. In the first step of their query they have a variety of options of subsets and for this example I will suggest using “object form” as it can allow for a more precise choice of the artifact type. Students should consider and document what they see as significant about the particular artifact type they are tracking across the various sites in the database. In the second step students limit what set of sites to include in their query. Here, as well, they should discuss why they choose their specific parameters (or defaulted to selecting all) and what it might demonstrate. Perhaps the student is interested in evidence for whether enslaved populations had access to stimulants as part of their diet, and did this vary across the coverage area of the database. From this point they can retrieve their results which might look something like the following search for “Ceramic: Coffee Pot” across all sites:

The student’s analysis might document how such vessels were found at multiple sites all of which were in Virginia and not elsewhere. The expectation is not that students will make conclusive arguments, rather that they will begin the process of using material culture to ask interesting questions about patterns of social practice such as sociality and consumption. It is also important to note that students can download data results to an Excel file by clicking on the query options button. In order to further contextualize their preliminary findings they should also examine the wealth of information about the sites connected with their results by using the “Archaeological Sites” tab.

It is also productive for students to approach these data from the specific site as the starting point rather than a category of objects. As another exercise I will assign each student or group of students a particular site to explore in order to identify a specific “feature” within that site to investigate through the assemblage of artifacts associated with it. Not all sites are equally suited to this exercise, so it is necessary to limit students to those that strike a balance between sufficient quantity of materials that may demonstrate patterning or facilitate useful comparisons and those where assemblages are either overwhelming or thin. Some sites that work well include Monticello buildings l, o, r, s, and t, Palace Lands, and Mount Vernon’s House for Families, though you should feel free to experiment with others. After students carefully read the “background” and “before you begin” sections of their assigned site, they should run an Artifact Query 1: Basic Inventory in which they click the radio button for site in Step 1 and chose their specific site in Step 2. This will return a finds list for the entire site organized by artifact type and category. After downloading the data into an Excel sheet they can produce basic histograms and charts of the counts and discuss those findings.

Next students can drill down into a specific artifact type or category that is well-represented in the data through a second query that explores its attributes. For instance, using an Artifact Query 3: Select Artifact Attributes by Type, they could choose button as the artifact category in step 1 along with several attributes (e.g. material, manufacture, shape), no selection in step 2, and Building S at Monticello in step 3. Such a query might be designed in accordance with either a formal hypothesis about sartorial habits or as part of a broader inquiry about access to prestige items or other aspects of the domestic life of slavery. Once the results are downloaded into an Excel table, students can visualize the data in appropriate charts and analyze their findings. These examples only scratch the surface of what is possible with DAACS. The many scholars involved in making these data available also provide valuable guidance and suggestions under the site’s research tab. Such data do not need to be intimidating even for the introductory classroom. This is particularly the case in providing students with skills in comparative analysis and how to approach material culture in formal assemblages. Even within the context of a socio-cultural course such exercises encourage students toc onsider material culture as a lens into anthropological concerns over bodily practices, social class, consumption and more.


Resource Contributed by: Dr. Ian Straughn, University of California, Irvine

Dr. Straughn is an archaeologist whose research focuses on the spatial and material formation of the emerging Islamic tradition in the Levant. Additionally, he published on issues of Islamic heritage in the Middle East. He is currently co-editing a volume on the Islamic textual tradition of West Africa and developing new pedagogical tools for teaching archaeology and material culture.